Ernesto Valverde aún no ha empezado sus vacaciones, pese a que el técnico dio por finalizada la temporada el pasado 20 de mayo tras el partido ante la Real Sociedad y posterior homenaje en el Camp Nou a Andrés Iniesta. El entrenador blaugrana está acudiendo diariamente a la Ciutat Esportiva para planificar al detalle la pretemporada y cerrar la lista de altas y bajas de cara a la próxima temporada. Valverde ha mantenido estos días reuniones con todos los miembros de su staff así como también con Pep Segura, máximo responsable del fútbol profesional, y Robert Fernández, secretario técnico, con el fin de acabar de perfilar la configuración de la plantilla.

Uno de los objetivos prioritarios de Valverde es cerrar una plantilla de 20 a 22 jugadores del primer equipo a los que se irían sumando un número concreto de jugadores del filial según sus necesidades. De ahí que una de las prioridades que se quieren resolver cuanto antes es el caso de los jugadores cedidos -Douglas, Munir, Deulofeu o Rafinha-, ya que en principio Valverde no cuenta con ninguno de ellos. Evidentemente también la lista de altas y bajas así como también la polémica con el calendario de la Supercopa de España -el primer título oficial de la temporada- están siendo las otras prioridades de las reuniones que está manteniendo Valverde durante esta semana con todos los miembros de su staff técnico y con los responsables del área deportiva del club.

Valverde tiene previsto empezar sus vacaciones la próxima semana, una vez haya acabado de completar todas las reuniones que aún tiene previstas entre este jueves y viernes. Pero aún se quedará unos días en Barcelona, ya que no marchará definitivamente hasta que sus hijos finalicen el calendario escolar.