Sandro Rosell, ex presidente del FC Barcelona, en prisión provisional desde hace ya más de un año por un delito de blanqueo de capitales y organización criminal, sigue proclamando a los cuatro vientos su inocencia. En su última comparecencia ante la jueza de la Audiencia Nacional, Carmen Lamela, del pasado 28 de mayo, Rosell reiteró su inocencia y declaró que no hay peligro de que abandone el país si es puesto en libertad. “Le juro como persona y como católico que jamás me fugaría”, dijo Rosell ante Lamela en su última declaración del pasado 28 de mayo y que hoy desvela el digital eldiario.es.

El expresidente dejó entrever que una relación entre el caso por el que se le investiga y su paso por la presidencia del Barça. A preguntas de su abogado, Andrés Maluenda, Rosell explicó que antes de ser presidente no había recibido ninguna inspección de Hacienda. En cambio, desde que se hizo con el cargo sufrió “casi 30” inspecciones tributarias, lamentó Rosell.

Tras más de un año en prisión provisional, Rosell intentó convencer a la magistrada y a la Fiscalía de que no existe riesgo de fuga y quiso rebatir las acusaciones que le señalan por quedarse con 6,5 millones de derechos televisivos de la selección brasileña. En una extensa declaración en la que respondió a las preguntas de todas las partes, Rosell alegó su arraigo en España –toda su familia reside en Catalunya y él dirige su empresa desde Barcelona– para que, después de diez intentos negativos, se acordara su puesta en libertad. “No me imagino yo cruzando las montañas con una mochila. A parte con todo mi patrimonio bloqueado…. No entiendo como se puede pensar que yo voy a huir. Si no se me conoce lo entiendo eh. Pero si se me conoce… no lo entiendo”, aseveró Rosell ante la jueza.

Además de alegar que no existe ningún riesgo de fuga, Rosell volvió a negar cualquier conducta delictiva en la intermediación que realizó para comercializar los partidos amistosos de Brasil. “Soy completamente inocente y lo voy a demostrar”, aseguró durante la declaración judicial.

.