El Barça no está por la labor de dejar marchar fácilmente a Jose Arnaiz. El club catalán, que no descarta cederlo, solo vendería al talaverano en caso de que la oferta fuera importante.

Es más, la intención de la secretaria técnica azulgrana, aunque asumen que no será fácil, es retenerlo en el B como mínimo hasta el mercado de invierno. Quieren amortizar los 4 millones que invirtieron el verano pasado, además de la importante ficha para un jugador pretendido por otros grandes y por el que el Barcelona apostó fuerte. El delantero, que lleva lesionado desde enero por culpa de una pubalgia que le hizo pasar por el quirófano, tiene contrato hasta 2021 y una clausula de 20 ‘kilos’.

Sin ritmo, pero con buen cartel

La idea inicial era que esta temporada Arnaiz, de 23 años, ya estuviera en dinámica de primer equipo aunque la lesión ha frenado su progresión. Empezará la pretemporada a las órdenes de Valverde, pero el Barça quiere que coja ritmo en el filial y en enero valorar su futuro. Aún así, son conscientes que tiene buen cartel y si llega una oferta importante como las que tuvo en enero será difícil retener al delantero talaverano.

Arnaiz, antes de la lesión, jugó 20 partidos con el filial y marcó seis goles. Con el primer equipo participó en cuatro encuentros, uno de Liga y tres de Copa, en los que marcó tres goles.