La bomba que soltó Cristiano nada más acabar la gozosa final de Kiev aguó la fiesta y provocó un profundo malestar en el seno del club blanco. La frasefue bonito estar aquí; daré una respuesta en díasprovocó un desconcierto absoluto, incluidos los propios compañeros de vestuario. La conclusión era clara: “No era el día”.

Sergio Ramos, como capitán, puso el dedo en la llaga: “Cristiano no estará en ningún sitio mejor que aquí”. El portugués viene manteniendo un pulso con el presidente del Madrid por el desacuerdo existente en torno a su actual contrato, anclado desde su renovación (noviembre de 2016) en 22 millones de euros netos al año. Después de esa fecha, Messi le ha doblado tras su renovación con el Barça y Neymar llegó a los 37 netos en el PSG. Su reivindicación de revisión era lógica y en el club se daba por asumido que se podría arreglar el asunto al término del curso.

Pero lo que no se entiende es el momento elegido, agriando una fiesta merecida en el momento en el que el Madrid ha hecho historia. Ganar tres Champions seguidas, cuatro en cinco años y un Doblete de Oro al sumar a la vez las Copas de Europa de fútbol y baloncesto, logro jamás alcanzado por otro club. Esa inoportunidad en el momento elegido ha dolido más que el mensaje en sí. Sus quejas eran conocida internamente y ya las había deslizado hace meses a nivel mediático, pero no se explica que antepusiera su enfado a la celebración colectiva en una noche tan especial para el madridismo.

Cristiano debió esperar unos días antes de expresar su queja. Lo creen sus compañeros y el propio presidente, que ya mostró en el estadio Olímpico de Kiev su malestar por haberse convertido las frases de Cristiano en la comidilla de la noche dejando a un lado la gesta deportiva.

Hoy será un momento para tomar el pulso de cómo ha sentado lo dicho por el crack, que ha dejado en segundo plano el hecho increíble de que haya alcanzado él solo en Champions todas las conseguidas por el Barça en su historia (5). En la fiesta de celebración del Bernabéu los jugadores suelen dirigirse a la afición. No se sabe a estas horas si Cristiano cogerá esta vez el micrófono o preferirá guardar esta noche un silencio que aumentaría as dudas sobre su futuro. La afición confía en que haya un arreglo. Nadie se imagina ahora un Madrid sin Cristiano. ¿Y él?

Escudo/Bandera Real Madrid

Champions League

*Datos actualizados a fecha 27 de mayo de 2018

Foto de Cristiano