Leo Messi, compañero inseparable de Iniesta en cada uno de los 31 títulos que convierten a ambos en los jugadores más laureados de la historia del Barça, no estuvo en la sala de prensa de la Ciutat Esportiva para presenciar in situ el anuncio del adiós al club azulgrana. Su ausencia resultó muy llamativa entre los presentes. El club lo justificó alegando “motivos personales”. Mundo Deportivo publicó en la tarde de ayer que el jugador tenía cita para renovar su pasaporte, el de su mujer y sus hijos. No es la primera vez que Messi no acude a una despedida. El día que Guardiola se despidió del banquillo del Barça, también un 27 de abril de 2012, tampoco estuvo presente.

“Debido a la emotividad que siento, preferí no estar presente en la rueda de prensa de Pep, sobre todo porque sé que ellos (la prensa) buscarán los rostros de pena de los jugadores y esto es algo que he decidido no demostrar”, dijo entonces. Su ausencia no evitó que Iniesta lanzase palabras de elogio al argentino en su despedida: “Para mí ha sido un honor compartir día a día con él tantos momentos mágicos. No hay otro como él y veo muy difícil que lo haya (…). Como compañero y futbolista, estar tanto tiempo a su lado ha sido único y ha sido mágico”.

El argentino, horas después, en su cuenta de Instagram dijo: “Andrés, gracias por todos estos años de Fútbol. Fue un privilegio disfrutar de este deporte a tu lado y pasar tantos momentos inolvidable juntos. Te deseo todo lo mejor en esta nueva etapa, en lo deportivo y en tu vida. Sos un fenómeno, dentro y fuera de la cancha. Te vamos a extrañar!!!”.

Messi no fue el único ausente. Luis Suárez tampoco estuvo en la cita y le dejó un mensaje a través de las redes sociales: “Hoy hiciste publica tu decisión, pero por suerte me queda tiempo para seguir disfrutándote amigo. Sos grande, capitán”.

El resto de la plantilla sí acudió. A alguno de los jugadores se les vio visiblemente emocionados, especialmente canteranos como Sergi Roberto, Alba, Busquets o Piqué. La plana mayor de la directiva estuvo. Y al lado del presidente, Josep Maria Bartomeu, Anna Ortiz, la mujer de “los tres tesoros que nos hemos regalado”: sus hijos Valeria, Paolo Andrea y Siena.