Aunque en algunos medios se ha intentado presentar de igual a igual la negociación del ya ex seleccionador Julen Lopetgeui con el Real Madrid con la que en 1980 protagonizó Laszi Kubala para dejar la selección y firmar por el Barça hay episodios fundamentales que desmienten ese presunto paralelismo. MD repasa las muy notables diferencias.

1. Lopetegui renovó con la Federación 20 días antes de plantarla , Kubala estaba a 23 días de acabar contrato y sin oferta

Tras dos años en el cargo, Lopetegui firmó la renovación de su contrato hasta 2020 como seleccionador el 22 de mayo de 2018. El 12 de junio, es decir, 20 días después, el Real Madrid anunció su contratación en una nota oficial. Faltaban 72 horas para que España debutara en el Mundial. El caso de Kubala fue muy distinto. Después de once años en el banquillo de la selección, siendo el técnico más longevo de su historia, Kubala no había recibido una propuesta clara de la Federación Española para ampliar su contrato, con una Eurocopa a días. Así que el 8 de junio de 1980 llegó a un acuerdo cordial con el presidente Pablo Porta para dejar el cargo el 30 de ese mismo mes, tras la Euroccopa, y firmar con el FC Barcelona.

2. Porta al corriente de todo, Rubiales de nada

El papel de la Federación es diamentralmente distinto en el caso Lopetegui y en el asunto Kubala. Con Lopetegui, el presidente federativo Luis Rubiales confirmó en la destitución del seleccionador que se enteró que dejaba el banquillo de ‘La Roja’ “cinco minutos antes de que el Real Madrid anunciara su fichaje”. Habían pasado apenas 20 días desde que Rubiales posara con Lopetegui con una camiseta de España con el 2020 serigrafiado y una proclama: “La renovación de Julen es incontestable, tenemos una enorme confianza en él”, dijo el presidente. ¿Y Kubala? El 11 de junio de 1980, tres días después de saberse que Laszi dejaba a fin de mes la selección tras once años, Porta declaró que “Kubala presentó la dimisión en su momento y yo no censuro una decisión que corresponde a un profesional del fútbol”. A la vez confirmaba que, “sin avanzar nombres sobre su sustituto”, “Santamaría está ahí, es un técnico al servicio de la Federación”. Dos años después, la historia tebía sentido: Santamaría fue el seleccionador de Espàña en el Mundial de 1982, en la que hizo de anfitrión.

3. Lopetegui calló, Kubala lo detalló todo

Tras su destitución, Lopetegui abandonó la concentración de la selección sin dar su versión. Su silencio reveló su evidente incomodidad ante una situación muy difícil de explicar: renovar con España el 22 de mayo y que el Madrid anuncie su cotratación el 12 de junio. 38 años antes, el 8 de junio de 1980, Kubala se reunió con el presidente de la Federación para explicarle su postura. Él mismo lo reveló durante la semana: “Hace cuatro días hablé con mi amigo Pablo Porta y decidí que lo mejor era evitarle problemas, ya que si otros piensan que detrás de mí puede venir alguien mejor por mí no hay ningún inconveniente. Después de esta charla decidí que mi periodo como seleccionador terminase al final de mi contrato, el 30 de junio, y quedamos tan amigos”.

4. Lopetegui hacia la Europa 2020, Santamaría para el Mundial 1982

Que la Federación Española creía en Lopetegui es una evidencia. Fernando Hierro, hoy su sustituto en el banquillo para el inminente Mundial, hablaba a larguísimo plazo de Lopetegui como seleccionador cuando, siendo director deportivo, hace 20 días, le renovó. “Estamos al cien por cien con Julen, ojalá siga no solo hasta el 2020, sino hasta el 2022 o 2024”, dijo entonces Hierro. Hacia Kubala, la Federación de la época ya no tenía fe. En sus últimos tres años como seleccionador había acumulado 10 de sus 16 derrotas en once años como seleccionador. Con un Mundial en puertas en el papel de anfitrión, la Federación entendía que necesitaba otro mensaje. Lo explicó perfectamente el añorado Andrés Astruells en uno de sus magnícficos artículos en El Mundo Deportivo. Fue el 9 de junio de 1980 y su título era: “Kubala: ese extraño adiós”. “Lo más suave que podría decirse es que resulta un extraño adiós a una tarea que -buena, mala o regular, según quiera mirarse- ha establecido un récord de longevidad en el cargo (…). Algo está claro: Kubala merecía otro trato personal y no ese ‘coqueteo’ de ‘hoy renuevas, mañana no’”. En conclusión, a Lopetegui se lo lleva el Madrid de una Federación que le quería. A Kubala lo fichó el Barça porque la Federación ya pensaba en Santamaría.