Cuando casi todas las partes dan por sentado que Clément Lenglet va a acabar en el Barcelona a cambio de los 30 millones de euros que figuran en su cláusula, una enigmática frase de su representante hace que las alertas se extremen. El jugador le dio la palabra al Sevilla de contestar a una oferta de renovación antes del 30 de junio y esa fecha coincide con la teoría de que el Barcelona quiere anunciar el fichaje del francés el 1 de julio para incluirlo en el próximo ejercicio contable. “Quizás el 3 de julio veamos a Lenglet en Sevilla”, ha declarado Gregory Dakad a Estadio Deportivo, añadiendo una importante cuota de suspense a su futuro.

El 3 de julio es el día que el Sevilla, con Pablo Machín al frente, vuelve a los entrenamientos, de ahí que la frase de su agente tenga una importante carga de profundidad. Relata la información del citado medio que en el Sevilla temen más a otros clubes europeos que al Barcelona y que el jugador deslizó en confianza cuando se sentó con los dirigentes sevillistas que no estaría dispuesto a ir al Camp Nou si renovaba Umtiti, hecho que al final se produjo. Hay que recalcar que Joaquín Caparrós, director del área de fútbol, ha reiterado que al Sevilla no ha llegado ninguna comunicación del Barcelona, “ni una llamada de presidente a presidente”.