La llegada de Lopetegui a Madrid desbloqueará desde hoy algunas de las cuestiones que el club tenía paralizadas sobre la configuración de la pretemporada, la preparación para la Supercopa de Europa y poder empezar a decidir qué hacer con los futbolistas cedidos y los que pueden querer una salida o entrar en alguna operación de traspaso.

La pretemporada, de hecho, fue un punto de roce entre la entidad y Zidane días antes de que el francés agarrase la puerta. El Madrid quería un stage en Norteamérica (primero en Los Ángeles y luego se consensuó en Montreal), pero Zidane prefería, dado que la mayoría de su plantilla estaría de vacaciones tras el Mundial, arrancar en Valdebebas y viajar sólo a los tres amistosos cerrados en Estados Unidos. El Madrid tiene tres compromisos de la International Champions Cup, a saber: el 31 de julio contra el United (Miami), el 3 de agosto en Washington (Juventus) y cuatro días más tarde el Roma (en Nueva Jersey). El técnico vasco tendrá que decidir si acomoda otro partido antes de la Supercopa de Europa del 15 de agosto, en Tallin (Estonia), ante el Atlético.

Portería. Lopetegui tendrá en su equipo de trabajo a Pablo Sanz y Óscar Caro, que le acompañaron con la Selección y anoche también regresaron desde Krasnodar. Otro asunto sensible será también el de la portería. Llopis llegó con Rafa Benítez y gozó de la confianza de Zidane. El mentor de Keylor y, a la vez, el hombre que recomendó a Kepa. Pero el objetivo claro del club ahora es De Gea, que siempre gustó a Lopetegui y con el que comparte también agente, Jorge Mendes…

Escudo/Bandera Real Madrid