Andrés Iniesta ha confirmado este miércoles que el Vissel Kobe será su nuevo equipo. “Rumbo a mi nuevo hogar con mi amigo Hiroshi Mikitani”, colgó en su cuenta oficial de Twitter. Mikitani es el propietario del Vissel y, a su vez, dueño y director ejecutivo de Rakuten, patrocinador principal del Barcelona. Esa ha sido una de las claves del fichaje. Después de romper las negociaciones con el Chongqing Dangdai Lifan, Iniesta abrió la vía Mikitani, que tiene una excelente relación con el Barça y, especialmente, con Piqué, que ha estado pendiente de las negociaciones.

Iniesta ha encontrado en el Vissel, que anunciará este viernes su incorporación y podría presentarlo el sábado, una oferta más convencional y segura que las que tenía de China. Además, el vínculo entre Rakuten y el Barça ha sido importante.

De hecho, el manchego mantendrá vigente el contrato vitalicio con el Barça, que de alguna manera también ha tutelado la negociación. “Es un paréntesis. Volverá en cuanto acabe su etapa que veremos cuánto dura porque Andrés siempre ha respetado sus contratos”, dijo ayer Josep Maria Bartomeu. La llegada de Iniesta está rodeada de una fenomenal expectación en Kobe. Tanto que el club ha recomendado a sus socios que reserven “un hueco en sus agendas el sábado”. Para la Japan League, que celebra su vigésimo quinto aniversario, también supone un impulso. Kobe, ciudad portuaria de millón y medio de habitantes, divide sus atenciones deportivas entre el Visse (en el que jugó Laudrup y al que entrenó Benito Floro) y los Orix Buffaloes de béisbol. Sus más cercanos aseguran que, por su manera de ser, Iniesta ha acertado en elegir Japón en lugar del fútbol chino.

8

Foto de Iniesta
Escudo/Bandera Barcelona