Hoy hace un año que Sandro Rosell, ex presidente del Barcelona entre julio de 2010 y enero de 2014, fue detenido por efectivos de la Policía en su domicilio de la calle Déu i Mata del barrio de Les Corts, que fue registrado junto a las oficinas de la empresa del ex dirigente, situadas en el mismo inmueble. Rosell, detenido en el marco de la operación Rimet, fue acusado de blanquear al menos 15 millones de euros a raíz de la venta de los derechos de imagen de la selección brasileña de fútbol a una sociedad con sede en Qatar. Aquel mismo día, se registraron los domicilios en Girona, Lleida y el Principado de Andorra. Rosell fue acusado de blanqueo de capitales y cobro ilegal de comisiones.

Rosell fue puesto en prisión después de declarar el 25 de mayo en la Audiencia Nacional y desde entonces está en Soto del Real. Pasó los primeros meses en el módulo 4 de la prisión y luego fue trasladado al módulo 10. Desde entonces, la juez Lamela se ha negado hasta en una decena de ocasiones a concederle la libertad provisional al argumentar que existe riesgo de fuga. El sucesor de Rosell en la presidencia del Barça, Josep Maria Bartomeu, habló durante meses de respeto a las decisiones judiciales pero en los últimos tiempos ha levantado la voz para pedir la libertad de Rosell hasta que sea juzgado: “Su situación me parece injusta y desproporcionada. Lleva casi un año en prisión preventiva sin que se haya celebrado un juicio. No entendemos por qué lo hacen. Existe la presunción de inocencia”.

La Operación Rimet que llevó a Sandro Rosell a la cárcel fue activada a partir de una comisión rogatoria impulsada por el FBI a raíz de las investigaciones que se iniciaron en Estados Unidos el año 2015 en torno a los sobornos de la FIFA. Rosell había dimitido un año antes como presidente del Barcelona tras ser el candidato más votado en la historia del club.

El Confidencial explicó hace unos días que Sandro Rosell vive en una celda de 10 metros cuadrados, con baño propio y que comparte celda con su socio y amigo, Joan Besolí. Rosell dedica la jornada al deporte y a la lectura.

La Audiencia Nacional rechaza una vez su excarcelación

La Audiencia Nacional ha vuelto a rechazar la excarcelación del expresidente del Barça Sandro Rosell y del abogado y político andorrano Joan Besolí, investigados por el blanqueo de 15 millones de euros de la venta de derechos audiovisuales de partidos de la selección brasileña de fútbol.

La sección tercera de la Sala de lo Penal ha desestimado una vez más el recurso en el que solicitaban su puesta en libertad y que ya fue rechazado por la juez que instruye el procedimiento, Carmen Lamela.

Lo ha hecho al entender que, como sostiene la Fiscalía, existe un riesgo de fuga “altamente probable” que “frustraría” una investigación que está “prácticamente terminada”, sobre todo teniendo en cuenta que ambos acumulan grandes cantidades de dinero en el extranjero, lo que les llevarían a eludir la acción de la Justicia y a instalarse en otro país.

En el caso de Rosell, la Sala considera que “basta ver el informe del Ministerio Fiscal” para “no compartir el criterio de la defensa”, que alegó dilaciones en el procedimiento, y rechazar así su libertad.

Según la Fiscalía, Rosell, junto al resto de investigados, dispone “con enorme facilidad de elevadísimas cantidades de dinero” que mueve “por todo el mundo” y además “carece de un especial arraigo en el territorio español”.

Para el ministerio público, las actividades de Rosell en Asia, Africa, Senegal y Qatar y la utilización de cuentas opacas ubicadas en territorios off shore, entre otras cuestiones, “acreditan un riesgo objetivo y cierto” que solo la prisión provisional puede evitar.

Con relación a Besolí, la Sala también comparte el criterio de la Fiscalía en torno al riesgo de fuga y cree que es “plenamente factible” y “razonablemente posible” que pueda huir fuera de España.

Para oponerse a su libertad, la Fiscalía tuvo en cuenta la gravedad de la pena que se le podría imponer (entre 6 y 9 años) por participar en la constitución de empresas dedicadas al blanqueo y compartir, junto con Rosell, los beneficios de Uptrend, en cuya cuenta se recibieron “más de 8 millones de euros de comisiones ilícitas” que después se blanquearon.

Además, en su informe, la Fiscalía enumeró una serie de mercantiles de las que fue administrador y los movimientos de dinero, procedente de comisiones ilegales, que se detectaron en las mismas.

Escudo/Bandera Barcelona