El Atlético de Madrid ha puesto toda la carne en el asador para que Griezmann continúe en el cuadro colchonero. Las últimas horas han sido frenéticas en este sentido y la situación actual aún es confusa por cómo se han dado los acontecimientos. Según la Cadena Ser, la decisión del delantero francés de quedarse en el cuadro colchonero -cuando tenía un acuerdo con el FC Barcelona– se fraguó en una visita del consejero delegado del club, Miguel Ángel Gil Marín; el director deportivo del Atlético, Andrea Berta; y del entrenador, Diego Pablo Simeone; a la misma casa de Griezmann. Dicha reunión se habría producido el pasado viernes, antes de la celebración del título de la Europa League, según explicó Manu Carreño en El Larguero.

De la misma se habría salido con principio de acuerdo para continuar en el club colchonero. El jugador habría dado un paso más el mismo sábado, comunicando ya al club que su intención era la de continuar en el Atlético de Madrid. La ampliación de contrato -a razón de 25 millones de euros netos anuales- no habría sido el único argumento de peso, que también; sino el hecho de que Gil Marín, Berta y Simeone, le habrían comunicado la intención de llenar ese deseo de competitividad que demanda Griezmann.

En este sentido se le habría tranquilizado para señalar que él sería el estandarte del nuevo proyecto colchonero que tiene como objetivo levantar la primera Liga de Campeones en la final que se disputará en la 18/19 en el Wanda Metropolitano. En el caso de Simeone, el jugador sabe que está en duda con él. “A nivel táctico y defensivo, Simeone es el mejor entrenador del mundo. Es una alegría trabajar con él. Identifica las debilidades de cada jugador y trata de mejorarlas, haciéndote más competitivo. Me ha ayudado a crecer a nivel profesional y personal. Siempre me hace sacar lo mejor de mí y yo siempre estaré ahí para ayudarle y ayudar a ganar los partidos”, explicaba hace poco en una entrevista en UEFA.com.

“Lo que está haciendo el Cholo para este club es histórico. Me recuerda un poco a Ferguson y lo que hizo en el Manchester United. Ojalá tenga esa carrera porque se lo merece y lleva al equipo donde él quiere, a lo máximo, entre los ‘tops’ del mundo. (…) El Cholo me hizo crecer a nivel personal y profesional. Estoy encantado con él, le debo mucho, lo sé, le tengo mucho cariño. Sé que siempre me va a pedir lo mejor, el máximo y yo siempre voy a estar ahí para ayudarle y para hacerle ganar partidos. Aprendes mucho con él. Creo que a nivel táctico, a nivel defensivo es el mejor del mundo. Lo puedes ver cada año y es una alegría poder trabajar con él. Busca los defectos de cada uno, intenta mejorarlos y te hace un jugador más completo”, añadió el jugador francés.

Con todo, los hechos del domingo en el estadio colchonero, en los que el jugador recibió pitos por parte de una parte muy reducida de la afición, le habrían dolido tanto como para poder replantearse su situación. En este momento, según la Ser, el jugador se estaría viendo sometido a varias tensiones internas. Por un lado, sus padres y hermano, que optarían por que el jugador se marcharse al Barcelona. Por otro, su hermana -asesora y agente podríamos decir- y su mujer, Erika Choperena, que optan por seguir en el Atlético de Madrid. En este contexto todo el mundo espera que se respete lo dicho. Por un lado, el Barça, que logró el sí hace unos meses por parte del jugador.

Claro, la situación ha cambiado mucho desde entonces. Por otro, lado el Atlético espera que respete la palabra dada en la mencionada reunión ante los máximos responsables colchoneros y que una reacción claramente minoritaria de una parte de la hinchada, pueda condicionar una decisión tan potente. Se recuerda desde el club que acto seguido a esa circunstancia, cuando Godín -por indicación de Simeone-, avisó a los aficionados de que Antoine se iba a quedar, suscitó el apoyo de todos los aficionados Además, durante las últimas horas, la afición colchonera ha dejado claro que quiere que se queden, haciendo tendencia #GriezmannQuédate en España.