Portugal: “La premura es la que es. Tenemos mucho respeto para el campeón de Europa, con un jugador que es de los mejores del mundo y un entrenador de gran experiencia. Pero tenemos confianza en los chicos y en la idea y llegamos en muy buen momento. Tenemos muy claro lo que queremos”.

Una final: “Tenemos tres. La de mañana y dos más. Somos unos privilegiados de estar aquí y todos tienen que disfrutarlo, ponerle pasión, salir con la seguridad de haberlo dado todo”.

Cambios: “Habrá pocos. Hay dos semanas de  preparación y tenemos los conceptos claros. Es imposible cambiarlo. Será una España reconocible, que quiere jugar bien. No vamos a cambiar un ápice de lo que estamos haciendo. Lllevamos jugando bien mucho tiempo”.