El nuevo entrenador del Celta es un tipo muy peculiar. Desconocido en Europa, pero mediático en Argentina y México, donde desarrolló gran parte de su carrera como futbolista y técnico. Fue un jugador extravagante, de enorme calidad y uno de los mejor pagados en el país azteca. Se crió junto a Simeone, con quien comparte varias anécdotas. Como entrenador tiene las ideas claras, de presión alta y muy ofensivo. Se asemeja al Toto Berizzo.

Gen ganador.

En Argentina decían de él que era un jugador canchero, esto es un competidor nato que se dejaba la vida en el campo. Su amigo personal desde la infancia, Cholo Simeone, cuenta una anécdota que le define a la perfección: “Siendo cadetes nos enfrentamos en un partido en el que se decidía el campeonato. Ellos iban ganando 1-0 y él no paraba de cantarme al oído: ‘No te vayas campeón, no te vayas campeón’. Yo lo quería matar”. Como futbolista se crió en las categorías inferiores de Huracán y logró el ascenso a Primera dos años después de su debut con el primer equipo. La Fiorentina lo fichó en 1990, pero nunca llegó a jugar en Europa. Se quedó cedido en Boca Juniors y luego haría escala en Independiente antes de emigrar a México, donde desarrolló el resto de su carrera siendo uno de los jugadores más carismáticos y mejor pagados.

Estilo de juego.

Inició su carrera como entrenador en la segunda división mexicana, pero su primer gran logro en los banquillos llegó en el equipo de sus amores, ascendiendo a Huracán, igual que hiciera años antes en sus inicios como futbolista. Su libreto es diáfano, le gusta realizar una presión alta para robar el balón lo más cerca posible del área contraria y así armar rápido el ataque. En esa idea se asemeja mucho al Toto Berizzo y de ahí las comparaciones. No tiene un esquema de juego predeterminado y prefiere adaptar el sistema a los jugadores, aunque su preferido es el 4-3-3 o 4-3-2-1. Sus grandes referentes como entrenadores son su amigo Diego Pablo Simeone y José Mourinho. Sin embargo, se decanta por el Barça de Guardiola a la hora de elegir al mejor equipo de la historia.

Sin posesión.

Al Turco Mohamed no le obsesiona monopolizar al balón. Más bien al contrario, sólo lo quiere para atacar. No desecha el juego directo y no le importa el resultado, su fórmula es buscar siempre otro tanto. En este sentido contrasta con Unzué, que siempre apostó por la posesión del balón, con salida limpia desde atrás. Al nuevo entrenador del Celta no le atrae la idea de tocar en campo propio.

Temperamento.

Los jugadores del Celta tendrán desde el primer día una doctrina muy clara: el entrenador es quien manda y nadie discute su autoridad. Ha tenido duros enfrentamientos con varios jugadores a lo largo de su carrera. El más sonado fue con Walter Gargano, que le acusó de alinear por dinero.

Drama personal.

Sufrió un duro revés en el verano de 2006. Perdió a su hijo de nueve años, Faryd, en un accidente. Quiso cumplir el sueño del pequeño y lo llevó al Mundial de Alemania. Cuando ya se disponían a regresar a Argentina, un coche embistió la furgoneta en la que viajaban. Él acabó herido y su hijo perdió la vida.

Escudo/Bandera Celta

LaLiga Santander

*Datos actualizados a fecha 24 de mayo de 2018