El fichaje de Rodrygo, la joven perla del Santos, está a punto de oficializarse. El domingo por la noche, Juni Calafat, jefe del Departamento de Fútbol Internacional del Madrid, estuvo presente en el estadio Urbano Caldeira, popularmente conocido como Vila Belmiro, el estadio del Santos, para presenciar el encuentro entre el equipo santista ante el Internacional. Junto con Calafat, también estaba Paulo Henrique Xavier, Paulinho, el ojeador brasileño que fichó el club blanco el pasado octubre procedente del Manchester United.

La idea de Calafat es cerrar ya la operación con el Santos, que pide 50 millones, mientras que el Madrid ofrecía 45. Si los blancos no quieren abrir la mano, tienen otra forma de desatascar la operación. Ahí entraría la voluntad del jugador: la alternativa sería que Rodrygo cediera al club parte del 20% que le pertenece hasta llegar a los 40 millones. En cualquier caso, el jugador no alcanzará la mayoría de edad hasta el próximo 9 de enero, por lo que tendrá que esperar hasta 2019 para venir. Ya pasó en su día con Vinicius.

Escudo/Bandera Real Madrid