El grupo terrorista ISIS ha vuelto a señalar al Campeonato del Mundo de fútbol que tendrá lugar este verano en Rusia como objetivo de sus ataques, según recoge el sitio web championat.com.
Esos yihadistas han empleado la plataforma Telegram, envuelta en una polémica por su bloqueo en suelo ruso, para difundir imágenes en las que aparecen los futbolistas Leo Messi y Neymar.

Una de estas publicaciones indica que “el gran partido es contra Rusia”, define como “incrédulo” al presidente de ese país, Vladímir Putin, y le amenaza personalmente por “asesinar musulmanes”. Otro de los lemas compartidos reza “a vida o muerte”.

La clave de estas amenazas están en la guerra de Siria. Rusia puso en marcha un operativo antiterrorista en suelo sirio para apoyar al presidente de Siria, Bashar al Assad. Esa iniciativa ha logrado expulsar a miles de extremistas de algunas ciudades clave, como Alepo o Duma, de ahí que el país organizador del Mundial esté en el punto de mira de este grupo terrorista.

San Petersburgo, una de las ciudades sede del Mundial, ya ha sufrido el azote del Estado Islámico: uno de sus militantes detonó un artefacto explosivo en el metro y segó 16 vidas, incluida la suya. Tras un gran operativo policial, las autoridades rusas arrestaron a 11 sospechosos.

La seguridad es una de las principales preocupaciones de Putin, quien este jueves prometió ante Gianni Infantino, presidente de la FIFA, que Rusia “prestará especial atención” a este problema y exhortó a los mandos policiales a “llevar a cabo todos los procedimientos necesarios para recordar que el campeonato es una gran fiesta”.

Durante los últimos meses, las fuerzas especiales del FSB (antiguo KGB) han desmantelado pisos francos en los que terroristas del ISIS planificaban realizar nuevos atentados en diferentes ciudades de Rusia y han realizado diferentes simulacros sobre cómo actuar en los estadios si se produjera un ataque terrorista. De hecho, en 2017 impidieron 25 actos terroristas, pero “los extremistas lograron realizar otros cuatro”, según declaró hace un mes el director de esos servicios secretos, Alexánder Bórtnikov.