Se acuesta sobre la colina de Cherepaneva y es el orgullo arquitectónico-deportivo de Kiev. Su Estadio Olímpico acoge hoy la final y es una lección de Historia en sí mismo. Levantado en 1923, ha cambiado diez veces de nombre, lo construyó la Unión Soviética, lo dañó la Alemania nazi y lo remodeló casi por completo la Ucrania independiente…

Una de sus reformas, precisamente, se iba a estrenar aquel 22 de junio de 1941 en el que Kiev fue atacada por el ejército alemán. Algunos de los jugadores del Dinamo que iban a disputar el partido (Trusevych, Kuzmenko, Klimenko…) contra el CSKA de Moscú serían más tarde protagonistas del Partido de la Muerte, un duelo contra un equipo de la Luftwaffe que ganaron por dos veces y pagaron con la muerte, meses después, en el campo de concentración de Babi Yar. Un suceso que inspiró el film Evasión o Victoria. Su condición de sede del fútbol en los Juegos de 1980 dejaría paso a una lenta decadencia, hasta que fue elegido para ser la joya de la Eurocopa de 2012. Suya fue la final y allí se vivió el 4-0 de La Roja contra Italia.

A Sergio Ramos le brillaban los ojos ayer recordándolo: “Este escenario me trae buenísimos recuerdos”. En esa última regeneración, que costó 550 millones de euros, ganó un techo de última tecnología y un curioso apéndice en forma de Hotel Sheraton. Sus 70.000 butacas sólo se abren para la selección ucraniana y los partidos europeos del Dinamo.

Ayer, el césped lucía envidiable. Lo están mimando, no se ha jugado un encuentro en él desde hace mes y medio. Y está más bien cortito. Se está cortando a 23 milímetros (por normativa UEFA debe estar entre 22 y 28 milímetros) dos veces por día y cinco horas antes de que Mazic pite el inicio de la final volverán a pasar el cortacésped. El último retoque para que todo esté perfecto.

Los detalles del estadio de la final

El Olímpico de Kiev es el duodécimo campo en el que se disputan las finales de la Copa de Europa de clubes y de la Eurocopa de selecciones nacionales, tras Parque de los Príncipes, Santiago Bernabéu, Olímpico de Roma, Heysel, Pequeño Maracaná de Belgrado, Olímpico de Múnich, Wembley, De Kuip, La Luz, Ernst Happel y Saint-Denis.

Kiev acogerá una final europea por segunda vez en su historia tras albergar el partido de vuelta de la Supercopa de 1975, en el que el Dinamo de Lobanovsky derrotó 2-0 al Bayern de Cramer (doblete de Blokhin) e hizo bueno el 0-1 del partido de ida (en el que también marcó Blokhin). Dicho partido se disputó en el mismo recinto en el que se jugará la final de esta noche, que también fue sede en los Juegos Olímpicos de 1980.

Escudo/Bandera Real Madrid

Champions League

*Datos actualizados a fecha 26 de mayo de 2018

Escudo/Bandera Liverpool

Champions League

*Datos actualizados a fecha 26 de mayo de 2018