El Vissel Kobe nipón, el nuevo equipo de Andrés Iniesta, es un club de orígenes modestos que aspira a ser el “número uno de Asia” con la llegada del centrocampista internacional español, según dijo este jueves su propietario, Hiroshi Mikitani. El legendario ‘8’ del FC Barcelona mantendrá este dorsal en su nuevo club, al que llega con la misión de incrementar la popularidad del fútbol en Japón y de elevar el nivel técnico de la liga nacional, la J-League.

“Iniesta es un jugador top a nivel mundial. Su llegada subirá el perfil internacional del fútbol japonés”, afirmó Mikitani durante el acto de presentación del manchego, celebrado hoy en Tokio ante una gran expectación y con la presencia de unos 350 periodistas. Mikitani, fundador y consejero delegado del gigante del comercio electrónico Rakuten, y también dueño del club japonés a través de otra de sus empresas, añadió que espera situar al Vissel Kobe como número uno de Asia” con el fichaje de Iniesta.

El Vissel Kobe, 52 años de historia

La historia de este equipo se remonta a 1966 y está vinculada a las industrias acerísticas y portuarias del centro y el oeste de Japón, cuyas empresas fueron los principales patrocinadores de un equipo que no debutaría en la primera división nipona hasta 1997. A mediados de los 90, el club cambió su nombre originario de Kawasaki Steel por el de Vissel Kobe y se trasladó a la sexta mayor ciudad de Japón, donde pasaría a ser conocido como los “ushi” (“vacas”, en japonés), por la ternera que se cría en los prados del municipio, considerada como una de las mejores del mundo.

En 2004, y tras declararse en bancarrota, el Vissel fue adquirido por una filial de Rakuten y Mikitani, originario de Kobe, se erigió como salvador del club, aunque su decisión de cambiar los tradicionales colores negro y blanco de su camiseta por el carmesí generó descontento entre sus seguidores. El multimillonario ha hecho desde entonces esfuerzos económicos por situar al club en la élite del fútbol asiático, con los fichajes de jugadores como el internacional nipón Mike Havenaar o el exinternacional alemán Lukas Podolski, que compartirán vestuario con Iniesta. No obstante, el Vissel Kobe ha sufrido varios descensos a la segunda división nipona bajo el mecenazgo de Mikitani y no ha logrado consolidarse en la zona noble de la J-League.

Iniesta, de 34 años y con 32 títulos ganados en el Barça, además de ser campeón del mundo y en dos ocasiones de Europa con la Roja, tratará de cambiar esta tendencia del club, actualmente sexto clasificado de un campeonato japonés que se prolonga hasta el mes de diciembre. Con su marcha al país asiático, el jugador manchego ha seguido los pasos de los también exinternacionales españoles Txiki Beguiristain, Andoni Goikoetxea y Julio Salinas, quienes jugaron a finales de la década de los 90 en otros clubes de la J-League. En la historia reciente del Vissel Kobe también figuran los nombres ilustres de Michael Laudrup, que defendió sus colores en la temporada 96/97 procedente del Real Madrid, así como el técnico Benito Floro, quien dirigió a los nipones al año siguiente.

Foto de Iniesta